CONOCER PARA USAR Y CONSERVAR

La Reserva Natural

Imagen icono COCO-01

La Palmita, es una reserva de la ciedad civil registrada ante Parques Nacionales con registro RNSC 059-2013, la cual se encuentra ubicada en Municipio de Trinidad, departamento de Casanare.

La Palmita, es una reserva de la ciedad civil registrada ante Parques Nacionales con registro RNSC 059-2013, la cual se encuentra ubicada en Municipio de Trinidad, departamento de Casanare.
 

La Palmita se encuentra representada representada por sabanas, esteros y bosques, en donde se implementan programas de investigación en diferentes áreas del conocimiento y se ofrecen servicios de Turismo de Naturaleza (avistamiento de aves, avistamiento de fauna silvestre, turismo ecuestre, turismo científico), para ampliar el conocimiento del territorio de manera participativa involucrando a las comunidades locales  y a todo aquel que llegue al Centro de Investigación que quiera conocer, disfrutar y aprender, incentivando la transferencia y apropiación del conocimiento del Casanare.
 

La Reserva cuenta con un grupo de investigaciones territoriales para el uso y conservación de la biodiversidad reconocido ante Colciencias el cual desarrolla procesos de investigación, educación ambiental y social, así como innovación en prácticas de manejo agropecuario sostenible.
 

Los ecosistemas presentes en la Reserva son:

 

BANCOS

Los bancos de sabana permiten que el agua vaya hacia los bajos y esteros gracias a sus suelos. Estos pueden ser muy limpios y heterogéneos en su composición florística o muy limpios y homogéneos, dependiendo de la frecuencia de las quemas y frecuencia e intensidad del pastoreo. La vegetación del banco es la más baja de los ecosistemas de sabana, dominada por pasto Guaratara (Axonopus pourpusii); las especies características del banco de sabana son predominantemente gramíneas, presentándose gran presencia de dicotiledóneas, herbáceas, arbustivas y sufrútices. Los bancos constituyen la base forrajera para la ganadería y fauna silvestre.

 

BAJOS

También llamados bajíos, son áreas planas, considerados como la transición entre el banco y el estero, que se inundan siempre en la estación lluviosa y al final de ésta se seca muy rápidamente. La vegetación predominante es de gramíneas perennes y dicotiledóneas anuales, con arbustos esporádicos. Se caracterizan por presentar un nivel de inundación que no supera los 20 cm de profundidad. La vegetación aquí presente es el alimento predilecto de los caballos y algunas especies de fauna silvestre.

 

ESTEROS

Los esteros son depresiones más bajas que se mantienen inundados la mayor parte del año y su vegetación varía con la profundidad de la lámina de agua. Generalmente se presentan como áreas muy limpias (vegetación rala, sin macollas ni arbustos o subarbustos) cuya profundidad varía entre 25cm y 1m; allí predominan las gramíneas y ciperáceas. Le gustan mucho a los chigüiros.

 

BOSQUES

En las sabanas inundables se encuentran los bosques ribereños que se pueden diferenciar en dos tipos: “bosques de vega” y “bosques de galería”. Los “bosques de vega” son aquellos que se desarrollan sobre superficies de inundación en los valles aluviales de los ríos provenientes de los Andes (como por ejemplo los ríos Pauto y Meta), los cuales presentan una gran exuberancia dado que están soportados por suelos de fertilidad media o alta. Los “bosques de galería”, por su parte, se desarrollan en las márgenes de ríos, caños y cañadas que nacen en las sabanas y se diferencian en dos tipos: bosques de galería no inundables y bosques de galería inundables, según si se encuentran en los diques de las riberas o en los planos de inundación respectivamente. Estos últimos, los bosques de galería, son los que encontramos en la Reserva representados con alrededor de 250 hectáreas.

 

Fotografía: María Sofía Trujillo